You are currently browsing the monthly archive for noviembre 2007.

garcin.jpg

“Mi consejo a los jóvenes artistas es que practquen seriamente a partir de los 65”

“Nada más acabar la carrera, creé mi pequeña empresa y he llevado una vida normal, pero, como otras muchas personas, siempre he albergado el sentimiento de de que la vida es una comedia y que estamos aquí para cumplir un papel”

                                                     Gilbert Garcin

Al encuentro de Laura

Aquí te espero desde este otoño contradictorio, que lo mismo luce el sol que da alas …o se caen los cielos bíblicos. Pero está bien noviembre, con esas luces efímeras y las ramas de alambre de los tilos desnudas como acentos.

El libro que decía es “la era del vacío” de Gilles Lipovesky. Ed. Anagrama

Dice cosas como estas:

El proceso de personalización aseptiza el vocabulario como lo hace con el corazón de las ciudades, los centros comerciales y la muerte. Todo lo que presenta una connotación de inferioridad, de deformidad, de pasividad, de agresividaf debe desaparecer en favor de un lenguaje diáfano, neutro y objetivo, tal es el último estadio de las sociedades individualistas.

… la seducción elimina las reglas disciplinarias y las últimas reminiscencias del mundo de la sangre y de la crueldad, todo en el mismo saco. Todo debe comunicar sin resistencia, sin relegación, en un hiperespacio fluido y cósmico a la manera de los cuadros y letreros de Folon

… es inseparable de una esterilización silenciosa del espacio público y del lenguaje, de una seducción irreal  a la manera de las voces aterciopeladas de las azafatas de los aeropuertos

Pienso

larga

y tendida

en el sofá verde de casa

sobre las asepsias CIRCUNDANTES  en mayúscula, ya que creo que ese tipo de analgesia es más feroz  y “eficaz” en la exterioridad de la vida pública y es que las cercanías dinamitan asepsias. Por eso en esa especie de diálogo permanente con una misma podemos tenminar en noches aciagas por no darnos esquinazo y sacarnos la falla a relucir. Bien por nosotras si logramos intimar sin mucho destrozo, con ternura, con voz calma. Más que nunca así, “lo personal” puede ser “lo político”, político en referencia a la relación de fuerzas de poder operantes. Para que lo personal pueda ser lo poético, entroncando así con lo creativo, parece útil el encuentro con la voz íntima, genuina… eso que quizás le funcionó tan bien a Anais Nin… y a otros.

Alguien que se maneja de manera sorprendente es Marguerite Duras. Sin ser de mi universo de predilección, sí recuerdo las primeras lecturas de sus libros y el impacto que me produjo su voz expresiva, sumamente personalizada. Una dinamitadorea de asepsias clara. En su manera de tratar lo narrativo se da un tipo de “VERDAD”, que no siempre tiene porque tener relación con la originalidad, ni con la verosimilitud. En su caso, se trata más, a mi modo de ver, del pacto de confidencialidad que ella establece con la receptora…-¿por qué no, en género bajo entendido?. Eso es lo que funciona con gran eficacia en algunos de sus trabajos. Establece un contacto con el lector casi sexual. Es como si le dijera… me dirijo a ti… que sabes algo entorno a esto… me dirijo a ti que sé que estás en condiciones de reconocer este DOLOR… a ti que piensas desde la piel, que amas con las palabras, pero más aun con los silencios. La palabra para construir lo que no se dice con ella… lo que dificilmente se llaga a decir.

“Escribir no es contar historias. Es lo contrario de contar historias. Es contarlo todo a la vez. Es contar una historia y la ausencia de esa historia. Es contar una historia que ocurre por su ausencia. Escribir también es no hablar. Es callarse. Es aullar sin hacer ruido.”

Jodida Duras

Ella, creo que funciona más en la lógica de la próximidad dérmica, del susurro que sobrecoge. En ese sentido su dialéctica es más de lo “pequeño”, no se entendería bajo la premisa de la distancia, no se leería. En el arte contemporáneo hay una tendencia a validar obras por el hecho de ser grandes, como si esto fuera un valor que las otorgara sentido. Magnificencia que cuando forma tanden con la técnica dependiente de la tecnología o de la ingeniería industrial es aun más reconocida.  Algo habrá de valoración masculinizada=sesgada que otorga “calidades” en base a un orden jerárquico que pasa por alto los otros “signos”.

En el mínimal americano, por ejemplo, muchas de estas obras, no funcionan sin un “distanciamiento”, hecho este significativo, ya que es extrapolable a lo que ocurre en otras tantas parcelas de lo social, donde lo que toca es “mantener las distancias”.

Berger, hace algo parecido (Duras), en su literatura hay por encima de otros recursos proximidad, intimidad, aunque en su caso no es una proximidad pos.sexual. La suya es la intimidad de la pertenencia, del nosotros, integradora. En cierto sentido su voz es aereofotográfica… sin ser equidistante . Se introduce, se aleja, te coge de la mano… te suelta como lo haría un buen amigo… un gran amigo. la suya es también la intimidad de la confidencia, yo he visto esto, esto que está por desaparecer, yo viví… lo cuento por que tiene que ser contado, “tendrá que parar”. Es un conjuro, una súplica, una oración. Es la voz de alguien que vió cosas, COSAS que estan por no ser. Pero por encima de todo es la voz de alguien que creE. Al final de sus itinerarios literarios, allá donde el libro se cierra, queda el germen de la ESPERANZA, de la confianza en el nosotros.

Marguerite, se posiciona en el Tu.Yo, quizás por eso su fórmula me resulte más sexual. Ella entra por la piel, tambien por los oidos ¿Berger por los ojos?, pero su conjuro está más cargado de necesidad, (Duras). Ella necesita, necesita creer e intenta librarse de su falla mediante la palabra, exorciza con la palabra el desamor acumulado en su infancia, territorio nutricio. Berger cree, por eso él, es un retorno, un retorno al hogar.

Hablando de creer, yo creo “mazo” en ti y seguro que va bien tu tarea… tú sigue con.partiendo.

Que suerte de guindo

estoy tan agradecida

es uno de los acontecimientos más estimulantes

casi siempre, más aun que ir de museos

bueno ayer … fue un regalo el mercado… y el Guggenn con Anita.bonita que cuando habla de Ekain y de Fer y de otras cositas… se emociona … ella dice que es porque como tiene los ojos tan grandes se le nota más, pero yo creo que no es por eso, ni porque tenga los ojos tan bonitos como los tiene, ni nada de eso. Para mi que está hecha de una madera noble, una del centro de la tierra o del centro de los mares o de nube buena, muy buena.

Anita, que no te dije… pero lindísima la falda y tú con ella.

Estoy teniendo una conversacion con mis ex alumnas en Londres. Estamos todas en el proceso de escribir la tesis y nos estamos preguntando muchas cosas. nos ha llamado la atencion a todas el final, el ultimo capitulo, el momento antes de acabar, de cerrar la tapa del libro. La chica que habla sobre el dibujo como metodo de reportaje quiere que su conclusion, como tradicionalmente se llama a este capitulo, sea heroica. La mia, tiene que seducir, tiene que decirle al lector(a): Tomame. La chica que delinea enfermedades terminales quiere que la suya cure. Pero la cosa es, escribir no es facil. Y mas escribir tan precisamente como para conseguir lo que nos proponemos con el lector. Como se seduce? Lo unico que a mi me ha seducido, literariamente, son las novelas epistolares, o las escritas en primera persona (ay, Casanova y Anais Nin…). Y que le digo yo, a mi lector? Y como me lo traigo al guindo sin comprometer el rigor de mi investigacion. pero claro, tengo que hacerlo porque si no, me veo en el examen respondiendo a la pregunta de… tu mucha teoria y poca practica, no?

Aqui todas escribis distinto (estoy pensando en las frases y los parrafos de Pili, cortos, de una palabra… pero carajo!), algunas sois doctorandas y todas sabeis expresaros… Que me recomendais? Que paginas os seducen?

Dados

He vuelto llena de energia de este viaje a Nueva Jersey. En Philadelphia, Duchamp me jugo una partida de ajedrez en el museo, pero creo que quedo contento de como lo solucione. Despues de haber cruzado medio mundo para ver esta obra, va y me doy cuenta de que no llego a los agujeros de Etant Donnes (Dados). Me tuve que sentar a pensar y a abanicarme. Al final, acabe subida a mi mochila, con una pierna y dos zapatos. Ojala alguien me hubiese sacado una foto. La ironia es que Etant Donnes es una obra sobre ver, y yo casi no pude verla!

Mucha gente atendio my presentacion sobre madres, hijas y criptoforas en Volver (la pelicual de Almodovar) y me hicieron preguntas muy puñeteras, a las que creo que conteste bien. Digo eso porque me han vuelto a invitar para el año que viene. Al menos los Lacanianos, que parece que estamos marginados del todo… Muy gracioso el politiqueo interno de los psicoanalistas. Y yo como una tonta no me entero de nada.

En fin, esto es lo que aprendi: el psicoanalista es el que te ayuda a organizar las sillas en el Titanic para que tengas una mejor vista del iceberg. Enamorada estoy, de esta definicion, de lo inevitable del iceberg.

irati.jpg

 Como deciamos hace unas semanas, !que ganas de ponernos el abrigo!

Me gusta mucho el otoño, pero no entiendo porque quitan las  hojas que caen de los arboles, con lo divertido que es pisar esa alfombra.

Nunca habia visto un bosque con tantos colores, ademas es femenina, la selva de irati.

buen finde chicas.